La Empresa de Limpieza

Cómo limpiar con amoniaco

Cómo limpiar con amoniaco: fácil y seguro

Existen una buena cantidad de productos destinados a las labores de limpieza doméstica. Todos prometen resultados extraordinarios con el mínimo. En este post te hablaremos de una sustancia que puede ayudarte en la limpieza de tu hogar. Aprenderás cómo limpiar con amoniaco de una manera fácil y segura.

Entendemos que efectuar trabajos de limpieza no es una labor sencilla. Requiere de habilidad, contar con las herramientas y productos necesarios y saber emplearlos de manera adecuada y segura.

Cómo limpiar con amoniaco: lo que debes saber

En primer lugar es importante que conozcas cómo limpiar con amoniaco, qué es el producto y para qué se usa. Además, es de suma importancia que sepas qué precauciones debes tener al manipularlo.

Muchos aprenden con ensayo y error, pero nosotros te ofrecemos la experiencia y los productos precisos. Te enseñamos la forma correcta de emplearlos y darles el mejor uso.

Cómo limpiar con amoniaco

Si continúas leyendo verás que el amoniaco es una sustancia muy versátil y efectiva a la hora de limpiar. Aprende a usarla y tendrás un poderoso aliado para la higiene de tu hogar. Con bastante sencillez aprenderás cómo limpiar con amoniaco.

Qué es el amoníaco

¿Has escuchado hablar antes sobre el amoniaco? Probablemente, ya que es una sustancia de uso industrial y común. Antes de emplear amoniaco en la limpieza de tu hogar, sería prudente que tengas conocimientos básicos sobre este producto.

El amoniaco es un compuesto químico de hidrogeno y nitrógeno, cuya fórmula química es NH3. Se encuentra presente en la naturaleza como parte de procesos biológicos indispensables para la existencia de vida en el planeta. Es liberado al ambiente en forma de gas mediante la descomposición de la materia orgánica.

¿Te has topado alguna vez con el desagradable olor que genera un animal en descomposición? De ser así, ten en cuenta que al descomponerse, la materia orgánica expele, entre otras sustancias, amoniaco. ¡Por supuesto, el amoniaco que usaremos para limpiar no dejará tus enseres malolientes, ni mucho menos!

¡Nuestro cuerpo produce amoniaco!

Este elemento se encuentra presente en nuestro propio organismo. Sí, las células de nuestro cuerpo generan el amoniaco, especialmente las del hígado, los riñones y los intestinos. Producen a su vez urea, como parte de los desechos presentes en la orina y en la materia fecal.

Así que como puedes notar, el amoniaco forma parte de nuestra vida diaria. De hecho, es indispensable para la existencia de la vida en la tierra y nuestra buena salud.

El amoniaco es inofensivo en pequeñas cantidades. Pero puede ser muy toxico e incluso letal en grandes dosis. Es por ello que en este post te diremos qué precauciones debes tener al limpiar con amoniaco.

Usar amoniaco para limpiar tu hogar

Hasta ahora hemos visto que el amoniaco está presente en el ambiente en forma de gas por descomposición natural. Y que nuestro cuerpo también lo genera al digerir los alimentos.

¿Cómo es posible, entonces, que podamos usarlo para la limpieza? ¿Qué propiedades higiénicas posee? ¿Es seguro? ¿Qué puedes limpiar con él? ¿Cómo limpiar con amoniaco?

¡No te preocupes! Continúa leyendo y podrás hallar respuesta a estas y otras interrogantes. Y si nunca has usado amoniaco para limpiar, seguro aprenderás a usarlo. Así podrás agregar a tus productos habituales de limpieza este nuevo ingrediente. Hasta es posible que te asombre ver por ti mismo cuán efectivo es.

Amoniaco como producto de limpieza

¿Cómo llegó a ser el amoniaco un producto de higiene doméstica? Bueno, porque, al conocer su composición química, fue posible producirlo sintéticamente a nivel industrial. La producción de amoniaco se ha convertido en un negocio muy rentable.

No solo se usa como detergente, sino también en la preparación de fertilizantes. Las empresas de refrigeración y las industrias alimenticias también aprovechan sus propiedades. Así que el amoniaco tiene una alta demanda comercial a nivel mundial.

Amoniaco: poderoso desengrasante

Como producto de limpieza, el amoniaco se caracteriza por ser un poderoso desengrasante. Con él podrás eliminar prácticamente cualquier tipo de grasa, por muy adherida que esté, en prácticamente cualquier superficie.

Es cierto que existen otros productos que remueven la grasa, pero el amoniaco es uno que proporciona mejores acabados.

Lo que hace del amoniaco un desengrasante favorito es que, a diferencia de otros productos, no descolora tejidos o materiales. Remueve la grasa con rapidez sin destruir los colores de las prendas o superficies.

¿Qué puedes limpiar con amoniaco?

Como es tan efectivo eliminando la grasa acumulada, el amoniaco puede ser de mucha ayuda en la limpieza del hogar. Uno de los espacios donde más se amontona la grasa es el la cocina. Así que aprenderemos a usarlo para remover la grasa pegada en los azulejos, pisos y demás accesorios de tu cocina.

También puedes trabajar en cómo limpiar con amoniaco para quitar manchas persistentes en tejidos y superficies. Limpia y deja reluciente los cristales y vidrios de ventanas y puertas. Así que conviene aprender a usarlo bien. Contribuirá muchísimo a la higiene de tu hogar.

Precauciones al limpiar con amoniaco.

Antes de proceder a explicar cómo limpiar con amoniaco, hablemos un poco sobre las precauciones que debes tener al manipularlo. De esta manera garantizarás un manejo seguro del producto protegiendo tu salud y la de tu familia. Aprenderás cómo utilizar este producto de forma segura.

Primero, debes saber que el amoniaco usado como detergente es un líquido incoloro y que despide un fuerte olor. Además, es muy importante que no mezcles el amoniaco con otros productos químicos, como la lejía. Hacerlo producirá una reacción que despedirá gases tóxicos peligrosos para tu salud.

Por último, recuerda utilizar guantes y, si es posible, una mascarilla sencilla, para manipular el amoniaco. Abre puertas y ventanas para ventilar el área donde lo usarás. No lo emplees sobre superficies barnizadas o enceradas ni tampoco te excedas de la cantidad indicada.

Cómo limpiar con amoniaco: cocina y baños

Los azulejos de la cocina se ensucian con mucha facilidad. La grasa en particular se acumula en el piso y paredes de la cocina. Pero si usas amoniaco verás como la grasa desaparece con bastante facilidad. Además, conseguirás que se mantengan relucientes por más tiempo.

¿Cómo limpiar los azulejos del piso y paredes de tu cocina? El amoniaco es una buena opción. Lo primero que debes hacer es mezclar un poco de amoniaco en un balde con agua tibia. Puedes agregar también un poco de jabón, siempre y cuando no contenga lejía.

Usa un paño de fibra gruesa para frotar la superficie hasta que la grasa se remueva y desaparezca. Puedes lavar el paño de nuevo y empaparlo con la mezcla para seguir frotando. También puedes usar un cepillo de cerdas suaves para eliminar la grasa en azulejos porosos.

Limpia el filtro de la campana extractora

Si hay un lugar que acumule grasa en tu cocina es la campana extractora. Está diseñada para eso. Pero es importante que le des un buen mantenimiento y le retires periódicamente toda la grasa acumulada. El amoniaco es bastante efectivo para ello.

Si deseas aprender más consejos sobre cómo limpiar el filtro de la campana extractora, puedes hacer clic en el siguiente enlace

Cómo limpiar con amoniaco en tu baño

El proceso anterior puede ser útil para limpiar los azulejos de tu baño. Allí también se acumula la grasa y demás agentes contaminantes. El amoniaco sin duda te ayudará a retirarlos por completo y dejar tu baño nítido. Incluso removerá manchas persistentes y residuos de jabón. Recuerda no mezclar el amoniaco con lejía.

Además es importante que evites permanecer mucho tiempo encerrado en el baño mientras lo limpias con amoniaco. Abre las ventanas del baño antes de limpiarlo, y realiza la limpieza en varios intervalos de tiempo. Es decir, limpia un poco, sal del baño, y regresa en unos minutos a terminar con la limpieza.

Además de limpiar los azulejos, el amoniaco puede retirar la grasa del lavabo, inodoro y demás accesorios de tu baño. Si vas a aplicarles lejía para eliminar bacterias, hazlo al menos una hora después de aplicar el amoniaco.

Cómo limpiar con  amoniaco tu ropa

Sí, puedes usar el amoniaco para lavar tu ropa. Nuestras prendas de vestir recogen una buena cantidad de sudor y grasa corporal. Además pueden mancharse con facilidad de restos de comida, vino y otros elementos. El amoniaco es ideal para limpiar tu ropa de manchas y grasa. Veamos cómo.

¿Se te ha manchado alguna prenda con sangre, huevo o mostaza? Estas pueden ser manchas difíciles de sacar. Pero puedes descubrir el efecto quitamanchas del amoniaco. Diluye un poco de amoniaco en agua, humedece un paño en la mezcla y frotar sobre la zona manchada.

Si la mancha es muy persistente, agrega un poco de jabón en polvo al agua con amoniaco. También puedes colocarlo directamente sobre la prenda, y déjalo actuar unos minutos. Remoja la ropa en agua abundante y verás como desaparece la mancha.

 

Remueve la grasa de tus camisas y toallas

Puedes usar el amoniaco para eliminar las manchas amarillentas que se forman en los cuellos y mangas de las camisas. Estas manchas son difíciles de remover y le roban pulcritud a tus prendas. Mezcla un poco de amoniaco con agua y jabón y frota sobre el cuello o manga. Verás que la grasa se disuelve con bastante facilidad.

Las toallas son propensas a conservar el mal olor. En ellas también pueden crecer hongos debido a la humedad. ¿Cómo puedes dejar tus toallas bien limpias? Diluye amoniaco a la mitad (50%) en agua y remoja las toallas un par de horas. Luego estruja bien para retirar el exceso de agua y ponla a secar al sol y utiliza tu secadora.

Cómo limpiar con amoniaco muebles y tapicería

¿Puedes usar amoniaco para limpiar muebles y objetos de madera? Es cierto que el amoniaco puede cambiar el color de la madera, pero solo si se usa incorrectamente. Como es un desengrasante eficaz, el amoniaco puede ser útil para limpiar madera que se ve expuesta a la grasa.

Para ello debes diluir un poco de amoniaco en abundante agua. Luego humedece un paño de algodón en el agua y frota la madera uniformemente. Conseguirás eliminar todo rastro de grasa de la superficie y le darás un brillo natural. Recuerda no usar amoniaco para limpiar madera encerada.  

La tapicería de tus muebles y asientos del coche también pueden beneficiarse de los efectos desengrasantes y quitamanchas del amoniaco. Solo hay que diluir un poco de amoniaco en agua tibia. Luego elimina el polvo de tu tapicería con una aspiradora. Humedece una toalla con el agua y amoniaco y frótalos. Déjalos secar y listo.

Deja tus cristales relucientes con amoniaco

Con bastante facilidad los cristales y espejos de la casa se llenan de grasa y polvo. Al colocar las manos sobre ellos dejamos manchas de grasa. Los espejos del baño también se ensucian con salpicaduras de jabón y otros productos de higiene personal. El amoniaco es ideal para dejarlos limpios y relucientes.

Límpialos con un paño de algodón que no suelte pelusas previamente humedecido en abundante agua con un poco de amoniaco. También puedes usar un limpiador de cristales a base de amoniaco. En la siguiente dirección podrás conseguirle:

https://www.amazon.com/-/es/Misty-vidrio-Espejo-Limpiador-Amoniaco/dp/B008ALWO4G

Cómo limpiar con amoniaco: un limpiador versátil

A lo largo de este post habrás podido notar que el amoniaco puede ser utilizado como detergente. Es una sustancia muy versátil, con la que puedes limpiar prácticamente cualquier superficie en tu hogar. Su poder desengrasante y capacidad para remover manchas lo hace el aliado perfecto para mantener limpio tu hogar.

Con el puedes limpiar los azulejos de tu cocina y baños, removiendo las manchas de grasa y dejándolas pulcras y relucientes. Los pisos y demás superficies también quedarán libres de grasa si les aplicas amoniaco. Tu ropa, muebles y tapicería estarán libres de manchas y grasa si dejas que el amoniaco haga su trabajo.

Y por supuesto, no hay mejor detergente para pulir tus cristales y espejos que el amoniaco. Quizá te preguntes ¿qué más puedo limpiar con esta versátil sustancia? Bueno, muchas de las diversas utilidades del amoniaco se explican en el siguiente enlace: Top de trucos para usar amoniaco para limpiar terraza

Productos de limpieza a base de amoniaco

Además de usar el amoniaco sin aditivos, también puedes conseguir en el mercado algunos detergentes a base de amoniaco.  Los preparados para limpiar vidrios, ceras para enlucir pisos, los limpiadores de baños, inodoros y drenaje, los productos de limpieza para diversas superficies, y los limpiadores de acero inoxidable, hornos y cristales, contienen amoníaco.

Este es un elemento básico en numerosos productos, por lo general en su forma destilada. En las farmacias y tiendas de mejoras para el hogar, puedes comprar productos más concentrados, aunque es recomendable usar la dilución.

¡Ya puedes usar amoniaco para limpiar!

Es posible que no conocieras todos los usos que puedes darle al amoniaco. En la lectura de este post descubriste algunas de sus múltiples utilidades. Conociste cuán efectivo puede ser para limpiar una buena cantidad de superficies y objetos del hogar. Tener este conocimiento puede ahorrarte mucho trabajo, tiempo y esfuerzo.

Cómo limpiar con amoniaco

Además sabes que debes tener ciertas precauciones a la hora de usar y manipular el amoniaco. No lo mezcles con lejía y úsalo en un lugar ventilado. Evita el contacto directo con la piel usando guantes de látex. Así cuidarás tu salud a la vez que realizas limpieza de alta calidad.

Podemos ayudarte en la higiene de tu hogar

Somos una empresa comprometida a ayudarte en la limpieza de tu hogar. Además de darte sugerencias sobre cómo limpiar con amoniaco, también te brindamos consejos, trucos e ideas sobre otros temas. ¡No hay rincón de tu hogar en el que no seamos expertos para limpiarlo!

Gracias a nuestros años de servicio, hemos acumulado mucha experiencia y conocimientos sobre la limpieza de tu casa. Y estamos dispuestos a compartir ese conocimiento contigo. Leyendo nuestros post te convertirás en un experto en el cuidado de la higiene de tu hogar.

Además, podemos ofrecerte nuestros servicios a domicilio. Hacemos limpieza de hospitales, oficinas, casas y colegios. Además, somos expertos en  la limpieza de garajes, cristales y edificios. Hacemos limpieza industrial.

Tenemos al mejor personal, capacitado con conocimientos novedosos, herramientas de la más alta eficiencia y productos de la mejor calidad. Y toda esta ayuda la brindamos a un bajo costo.

¡Te entendemos!

Sabemos que la tarea de limpiar no es sencilla, y muchas veces tampoco es agradable. Además, comprendemos que tal vez no dispongas de tiempo y conocimientos en la materia. Por ello deseamos ayudarte a mantener tu espacio lo más limpio posible con el esfuerzo requerido, ni un poco más.

Te invitamos a contactarnos. Comunícate con nosotros y con total seguridad podremos darte toda la asesoría que necesitas para limpiar tu hogar, oficina, o cualquier otro entorno. Te garantizamos un trabajo de calidad que te dejará satisfecho y con los mejores resultados.

Somos la empresa de limpieza. Eso nos hace la mejor opción a la hora de buscar ayuda profesional para eliminar la suciedad. Garantizamos la calidad de nuestro trabajo. Así que ponte en contacto con nosotros. Estamos aquí para ayudarte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *